¿Un paso decisivo para la biodiversidad?

"Compromiso de liderazgo con la naturaleza".

¿Hemos alcanzado por fin una verdadera conciencia
en la erosión de la biodiversidad mundial?

Desde el
Informe del IPBES de mayo de 2019
en la Evaluación Mundial de la Biodiversidad y los Servicios de los Ecosistemas, la biodiversidad se ha unido al clima en el punto de mira. Y ahí también las noticias son malas. El cambio es brutal y muy desfavorable tanto para los humanos como para otras especies. El último informe de la ONU sobre las perspectivas mundiales de la biodiversidad destaca que no se ha cumplido ninguno de los compromisos internacionales adquiridos en 2010, los objetivos de Aichi.

Pero esta semana, en la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno sobre la biodiversidad organizada por las Naciones Unidas el 30 de septiembre de 2020, un bloque de países -del que Mónaco forma parte, naturalmente- se mostró más decidido que nunca a invertir esta tendencia.

Unos sesenta Jefes de Estado y de Gobierno firmaron un «Compromiso de los Líderes con la Naturaleza» especialmente lúcido y ambicioso, al menos sobre el papel.

Incluso si podemos lamentar la ausencia de algunos grandes países, este llamamiento podría ser un hito si tiene continuidad, porque sitúa decididamente la biodiversidad en el centro de los equilibrios de nuestro Planeta necesarios para el desarrollo humano, así como en el centro de las decisiones políticas que deben tomarse en la vía del desarrollo que queremos seguir.

Reconociendo que «la naturaleza sustenta la salud, el bienestar y la prosperidad de los seres humanos», los responsables de la toma de decisiones firmantes se movilizan para «poner la naturaleza y la biodiversidad en la senda de la recuperación para 2030» con el fin de «alcanzar la visión de vivir en armonía con la naturaleza para 2050».

Un enfoque holístico

En particular, los firmantes se comprometieron a «acabar con el pensamiento tradicional de los silos y abordar los desafíos interrelacionados de la pérdida de biodiversidad, la degradación de la tierra, el agua dulce y los océanos, la deforestación, la desertificación, la contaminación y el cambio climático de una manera integrada y coherente, garantizando la responsabilidad y mecanismos de revisión fuertes y eficaces, y liderar con el ejemplo a través de la acción en [leurs] propios países».

Para ello, se comprometen a «reforzar la cooperación entre los acuerdos medioambientales multilaterales, las organizaciones internacionales y los programas pertinentes».

En el caso de los océanos, en particular, es necesario actuar de forma coordinada frente a las distintas amenazas a la biodiversidad:

Contra la sobreexplotación, los líderes se comprometen a «eliminar los usos insostenibles de los océanos y sus recursos, incluida la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y las prácticas pesqueras y acuícolas insostenibles», así como a combatir los delitos medioambientales.

Contra la contaminación, se trata de «reducir significativamente la contaminación del aire, la tierra, el suelo, el agua dulce y los océanos, incluida la eliminación de las fugas de plástico al océano para 2050, así como la contaminación por productos químicos, el exceso de nutrientes y los desechos peligrosos, incluso mediante la mejora de la coordinación, la cooperación y la gobernanza mundiales sobre los desechos marinos y los microplásticos.»

Para frenar el cambio climático, los firmantes se comprometen a «aumentar la ambición y alinear [leurs] políticas climáticas nacionales sobre el Acuerdo de París, con mayores contribuciones determinadas a nivel nacional y estrategias a largo plazo coherentes con los objetivos de temperatura del Acuerdo de París y el objetivo de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para mediados de siglo.

Transformar a fondo nuestro modelo de desarrollo.

El llamamiento afirma la necesidad de una «transición hacia modelos de producción y consumo sostenibles y sistemas alimentarios sostenibles que satisfagan las necesidades de las personas manteniéndose dentro de los límites del planeta», así como una «transición hacia un crecimiento sostenible, desvinculado del uso de los recursos, que incluya un cambio hacia una economía circular y eficiente en el uso de los recursos, fomentando el cambio de comportamiento y ampliando significativamente las soluciones basadas en la naturaleza y los enfoques ecosistémicos en tierra y mar».

Las políticas públicas deben reflejar e impulsar este cambio sistémico. Los firmantes se comprometieron a «integrar la biodiversidad en las políticas sectoriales e intersectoriales pertinentes a todos los niveles, incluso en sectores clave como la producción de alimentos, la agricultura, la pesca y la silvicultura, la energía, el turismo, las infraestructuras y las industrias extractivas, el comercio y las cadenas de suministro».

Debido a los estrechos vínculos existentes entre las condiciones de los ecosistemas, la salud animal y la salud humana, los firmantes subrayan la necesidad de «integrar el enfoque de ‘Una sola salud’ en todas las políticas y procesos de toma de decisiones pertinentes, a todos los niveles, con el fin de abordar la salud y la sostenibilidad medioambiental de forma integrada». »

Por último, los firmantes, reconociendo implícitamente los límites del sistema de compromisos voluntarios sin seguimiento ni sanciones reales, precisaron: «No nos conformamos con las palabras, sino que nos comprometemos a actuar de forma significativa y a responsabilizarnos mutuamente para hacer frente a la emergencia mundial». Marca un punto de inflexión y viene con el reconocimiento explícito de que seremos juzgados, ahora y por las generaciones futuras, por nuestra voluntad y capacidad de cumplir sus objetivos. »

El sistema de conservación de la biodiversidad debe basarse en «un conjunto claro y sólido de metas y objetivos, apoyado en los mejores conocimientos científicos, tecnológicos y de investigación disponibles, así como en los conocimientos indígenas y tradicionales» y en «un mecanismo sólido de seguimiento y revisión».

Así que aquí tenemos una declaración clara y una hoja de ruta completa. Queda por ver cuál será el impacto final de este «compromiso», más allá del reconocimiento del alcance del trabajo a realizar.

A corto plazo, es de esperar que los meses que aún nos separan de la 15ª reunión de las partes del

Convenio sobre la Diversidad Biológica

A corto plazo, sólo podemos esperar que los meses que quedan hasta la 15ª Reunión de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica, que se ha pospuesto a 2021 y se celebrará en Kunming (China), sean decisivos. Por un lado, traducir la buena voluntad expresada en objetivos claros y cuantificables, y por otro, reunir a los grandes países que aún esperan.

Logo Convention on Biological Diversity
Logo Convention on Biological Diversity
Logo COP26 Glasgow
Logo COP26 Glasgow

A medio plazo, este paso adelante tendrá que traducirse en acciones y los objetivos tendrán que ser alcanzados. La década que comienza en 2021 será la década de un nuevo marco para la biodiversidad mundial, que espero sea ambicioso, la década de los compromisos nacionales reforzados para el clima (que se decidirá en la

COP26 en Glasgow

), las ciencias oceánicas para el desarrollo sostenible y la restauración de los ecosistemas. Todas estas dinámicas pueden converger para marcar una verdadera diferencia en la preservación de nuestro planeta… ¡No estropeemos tal alineación de los planetas!

En su mensaje a la cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno sobre la biodiversidad organizada por las Naciones Unidas el 30 de septiembre de 2020, S.A.S. el Príncipe Alberto II recordó la importancia de la biodiversidad como una cuestión fundamentalmente social.

"De todas las numerosas y dolorosas crisis a las que se enfrenta nuestro mundo, la relativa a la biodiversidad es probablemente una de las menos notorias. Sin embargo, es uno de los más agudos.

Este fenómeno no sólo se mide en la pérdida de especies. También se mide en pérdidas de cosechas, sequías, inundaciones, se mide en tragedias humanas".

"No se trata sólo de preservar unas pocas especies, unos pocos ecosistemas o incluso unos pocos mares. Se trata de preservar nuestro planeta, nuestro futuro, nuestras vidas".

El Soberano también especificó las principales iniciativas que el Principado ya apoya en favor de la biodiversidad marina:

"El Principado de Mónaco se ha adherido a la Alianza Mundial de los Océanos, cuyo objetivo es proteger al menos el 30% del océano de aquí a 2030, en forma de zonas marinas protegidas, y esto no debe excluir a la Antártida, el continente que nuestros predecesores, en su sabiduría, dedicaron a la ciencia. [Monaco a] creó, junto con Francia y Túnez, el Medfund, un mecanismo financiero innovador destinado a promover el desarrollo y la puesta en red de las zonas marinas protegidas del Mediterráneo.

S.A.S. le Prince Albert II de Monaco

Por último, la preocupante situación de los arrecifes de coral ha llevado a la Iniciativa Internacional sobre Arrecifes de Coral (ICRI), que Mónaco copreside, a proponer que se incluya el reconocimiento de su especificidad en el contexto del Marco Mundial de la Biodiversidad, habida cuenta de su importancia y su situación.

Monaco Blue Initiative, Lundi 3 Avril 2017, Musée Océanographique de Monaco
Monaco Blue Initiative, Lundi 3 Avril 2017, Musée Océanographique de Monaco

Ver también